Las necesidades del mercado y particularmente, de las distintas empresas, hacen de la consultoría en comercio internacional una profesión en auge. Si tienes claro que quieres convertirte en consultor de comercio internacional con el propósito de por ejemplo, ayudar con tus conocimientos y experiencia a las empresas para solventar sus problemas, en este artículo encontrarás algunas nociones que consideramos fundamentales para la construcción de tu carrera profesional de manera exitosa.

Muchas personas se preguntan cuáles son los requisitos para ser un buen consultor en comercio exterior. Contar con los conocimientos técnicos necesarios, desarrollar la capacidad de escucha, saber aportar soluciones realistas, estar en formación constante, brindar alternativas a los problemas ocurridos y tener una experiencia dilatada en el ámbito de la consultoría resultan fundamentales para ofrecer un servicio de calidad y con interés para tus clientes.

Ventajas

  1. Serás tu propio jefe

Un gran número de consultores de comercio internacional seleccionan esta opción de vida en búsqueda del concepto de ser sus propios jefes. Aunque para algunas personas pueda ser un serio problema la gestión de uno mismo, de sus clientes y en definitiva, de su trayectoria laboral, según nuestro punto de vista es una importante ventaja a tener en cuenta.

  1. Tus horarios no serán impuestos

Otra de las ventajas más destacables de ser asesor de comercio internacional son los horarios. La mayoría de personas que no trabajan para ellas mismas, tienen unos horarios impuestos por terceras personas, empresas u organizaciones. En tu caso, tan solo deberás disponer de cierto tiempo para aquellos casos en los que tengas que reunirte con tus clientes y por el contrario, podrás disponer completamente de tu tiempo, organizarte como tú prefieras y administrar el tiempo del que dispongas según tu criterio personal.

Desventajas

  1. Mayor incertidumbre laboral

Es muy posible que te guste autogestionarte, ser tu propio jefe, buscar tus clientes y promocionarte, sin embargo, no se trata de un estilo de vida, que según nuestra experiencia, sea el más adecuado para todas las personas. Esta incertidumbre laboral no es realmente apta para todos los públicos y puede convertirse en una desventaja absoluta. Nuestra recomendación es que dispongas siempre de una red de contactos amplia, ajustes al máximo posible tus presupuestos y hagas una gestión óptima de tus finanzas.

  1. Gestión de tus gastos y finanzas

La gestión financiera de todo consultor de comercio internacional puede llegar a ser un auténtico problema. Tendrás que abonar los gastos correspondientes al desarrollo de tu actividad profesional, pago de impuestos, nóminas en caso de tener más empleados, seguros, facturas diversas y en definitiva, administrar los costes de actividad laboral. Aunque serás completamente responsable de tus beneficios y tus deudas, estos gastos propios del desarrollo de tu profesión pueden ser realmente importantes y administrarlos adecuadamente resultará vital para el éxito de tu consultoría.

¿Tienes en mente iniciarte como consultor en comercio internacional pero no sabes por dónde empezar? En Internacionalmente.com contamos con unos servicios de internacionalización personalizados y adaptados a las necesidades de nuestros clientes. Si necesitas ayuda para comenzar tu propio negocio, no dudes en contactarnos.

¿Qué te han parecido estas ventajas y desventajas de convertirse en consultor de comercio internacional?