A día de hoy, son muchas las empresas que confían en la certificación ISO para transmitir a sus clientes una imagen de solidez, calidad y profesionalidad. Entendemos por certificación, el proceso mediante el cual un tercero se encarga de verificar, asegurar y certificar por escrito, que un producto o servicio cumple con unos requisitos determinados. Uno de los estandartes de calidad más importantes en comercio internacional son las Certificaciones ISO

¿Qué se entiende por ISO?

Las siglas ISO hacen referencia a la International Standard Organization. Creada en el 1946, su sede está situada en Ginebra (Suiza). Es una entidad independiente que no pertenece a ningún gobierno y que cuenta con la participación de 163 países adscritos. Su misión principal consiste en, desarrollar y publicar normas internacionales tanto en los campos industriales como comerciales. Hasta ahora, se han publicado 19.500 normas.

¿Por lo tanto, qué es una norma ISO?

Una norma ISO representa una conformidad nacional e internacional que garantiza un estandarte de calidad que afecta a todas las partes involucradas en un negocio, especialmente repercute de forma muy favorable en la imagen que transmite la corporación a sus clientes, trabajadores y accionistas.

Podríamos resumir el impacto que tiene la normalización ISO en la empresa en tres pilares básicos:

  • Homogeneización de cada actividad de la empresa
  • Estandarización de los procedimientos para asegurar la calidad de los productos y servicios de forma consistente.
  • Mejorar la a sostenibilidad y la fiabilidad del negocio.

¿Para qué sirve una norma ISO? 

Sirve para asegurar sostenibilidad de un negocio con el objetivo de abrirse más puertas comerciales, y así aumentar el volumen de negocio, una de las principales metas de una norma ISO es la satisfacción total del cliente. En comercio internacional, el cliente puede ser tanto el comprador final como el proveedor. Asimismo,  una norma ISO ofrece una certificación industrial o consentimiento por parte de las autoridades gubernamentales, que permita mediante los estandartes de calidad, asegurar ciertas características.

¿Cuál es la importancia de los estandartes de calidad en los negocios internacionales?

A nivel internacional, la certificación ISO asegura que se cumplan las exigencias de los mercados internacionales, como por ejemplo; La calidad, la seguridad, la eficiencia o el impacto medioambiental entre otros.

Por lo general estas certificaciones suponen una ventaja estratégica para superar ciertas barreras técnicas y/o medioambientales impuestas por algunos mercados, especialmente los más proteccionistas.

Por ejemplo, las empresas de la industria aeronáutica, deben asegurarse de que todos los subcontratistas tengan una certificación ISO para que todos los aviones que fabriquen, tengan autorización para despegar y por consiguiente, operar a nivel internacional.

Las empresas y organizaciones que aplican la norma ISO tienen mayores tasas de crecimiento, volumen de ventas y creación de puestos de trabajo – Mike Toffel, Harvard Business School

ISO 9001 – Requisitos para un Sistema de Gestión de la Calidad (SGC)

La Certificación ISO 9001 permite la mejora continua de los Sistemas de Gestión de Calidad ( Comúnmente abreviado como SGC) siendo un referente a nivel internacional con más de un millón de organizaciones certificadas en todo el mundo.

Esta certificación afecta a toda la estructura de la empresa. Antes de solicitar una norma ISO 9001, hay que probar la voluntad constante y el compromiso entero por parte de la dirección y de la administración de la compañía, y preparar la certificación. Esta preparación es una manera de probar su decisión firma de aplicar el SGC, con el fin de conseguir la certificación ISO.  Si la preparación se hace de manera correcta, será más fácil lograr la certificación.

Su elaboración exige 5 acciones esenciales:

  1. Asignar recursos al proceso de certificación
  2. Nombrar a dos personas por departamento encargadas de la coordinación con otros departamentos. Cabe precisar que este nombramiento es una de las obligaciones en el proceso de certificación ;
  3. Ofrecer formación a los empleados, para que aprendan los requisitos de una norma de calidad, y sobre todo, para que sean informados sobre los desafíos de una certificación ISO.
  4. Comparar sus propios procedimientos de calidad con los del SGC.
  5. Redactar un Manual de Procedimientos de Calidad, incluidos diagramas (QFC-Quality Flow Charts) e instrucciones de trabajo (WI-Work Instructions), para transmitirlos a los asesores.

Diagrama del proceso de certificación.

La certificación ISO; Un decisión estratégica en comercio internacional.

Se vincula siempre el SGC con la norma ISO 9001 ya que este método permite satisfacer los requerimientos de la norma y, sobre todo, su aplicación permanente y completa a través 8 principios.

¿Cuáles son los 8 principios del SGC?

– Satisfacción del cliente
– Liderazgo
– Participación del personal
– Sistemas de gestión
– Enfoque en los procesos
– Mejora continua
– Toma de decisiones
– Relaciones mutuamente beneficiosas con el proveedor

Cada certificación está sometida a auditorías regulares para asegurar que se cumplen todas las obligaciones de la certificación.

Para asegurar la continuidad de una Certificación ISO se propone en el SGC el programa PDCA (Plan, Do, Check, Act en inglés) – Planear (determinar los objetivos, organizar los procedimientos) , Hacer (implementar lo que se ha planeado), Verificar (evaluar y asegurarse de que se han logrado los objetivos) y Actuar (corregir si se necesita y estandarizar los procedimientos).

Para concluir cabe mencionar que  se prohíbe el uso del logo ISO en los documentos oficiales de su organización aunque su compañía haya obtenido la certificación ISO. Si quiere mencionarlo en debe escribir “certificado ISO + el número ISO” (por ej. “certified ISO 9001:2008”), o “ISO 9000, cumpliendo el SGC” (“ISO 9000, compliant QMS”)

Por último, si me permiten dar mi opinión personal, diría que el estándar ISO permite más que ganar una notoriedad intercontinental. Ofrece la oportunidad de vivir el negocio como un desafío, de ganar un posicionamiento competitivo duradero y en conformidad con el marco legal.