Las Operaciones Triangulares Internacionales se caracterizan por la existencia de tres empresas (fabricantes/vendedor, empresa intermediaria y empresa compradora), ubicadas cada una de ellas en países distintos.

La peculiaridad de esta operación es que la mercancía se transporta directamente desde el país de la empresa vendedora al país de la empresa compradora, pero el flujo de facturas, pagos y documentos pasan directamente por la empresa intermediaria (titular de la operación), puesto que a esta no le conviene que exista un contacto directo entre comprador y vendedor (Ver esquema explicativo al final del artículo).

(Cuando la mercancía es transportada a una zona aduanera exenta, como las zonas francas, y se reetiqueta/reenvasa el producto, no estaríamos ante el caso de una operación triangular internacional).

Diferentes Operaciones Triangulares Internacionales

Este tipo de operaciones pueden dividirse en dos grandes bloques:

  • Operaciones triangulares intracomunitarias. Se realizan entre los países que pertenecen a la Comunidad Europea en su conjunto.
  • Operaciones triangulares extracomunitarias. Intervienen tres países, siendo uno de ellos miembro de la Comunidad Europea y el resto no.

Analizando desde el punto de vista tributario esta herramienta, debemos tener en cuenta el origen y el destino de la mercancía. En función de estos y de la existencia o no de aranceles, dependerá los acuerdos comerciales existentes entre el país de la empresa vendedora y compradora.

Debemos añadir que las OO.TT.II. (Operaciones Triangulares Internacionales) pueden aplicarse a agrupaciones de países y Estados que no pertenezcan a la Comunidad Europea pero que posean acuerdo comerciales en tales sentidos (OEA “Organización de los Estados Americanos”, ODECA “Organización de los Estados Centroamericanos”, …)

En relación a la documentación necesaria, indicar que si no existiese acuerdo alguno entre los países intervinientes en tal operación, la empresa intermediaria deberá obtener los documentos de origen de la mercancía, los cuales son necesarios presentar en el país de la empresa compradora para reducir los impuestos arancelarios aplicables a la mercancía objeto de la operación.

Las OO.TT.II. se caracterizan por la complejidad de su gestión desde el punto de vista de la empresa intermediaria, ya que supone una operación de compra y una operación de venta de forma simultánea, coordinando a la vez el transporte de la mercancía y la gestión tributaria y arancelaria.

El éxito en la gestión de este tipo operaciones radica en ocultar cierta información a la empresa compradora, como por ejemplo la empresa vendedora y el país donde ésta reside. Para ello, una gestión eficaz en la documentación de origen de la mercancía resulta vital para poder alcanzar el objetivo de rentabilidad deseable por la empresa intermediaria, aunque en ciertas ocasiones, por la tributación aplicable en el país destino o bien por el uso de intermediarios, sacrifique una parte de su rentabilidad para que la operación llegue a buen puerto.

El éxito de una operación triangular no sólo reside en la gestión de la documentación, sino en los conocimientos adquiridos previamente mediante el estudio de las áreas comerciales del Comercio Internacional.

Las Operaciones Triangulares Internacionales