Marruecos, es un país lleno de costumbres particulares fundamentadas en las relaciones personales y el respeto. Para emprender un negocio exitoso en esta región que se encuentra viviendo un gran cambio socioeconómico, debe conocer parte de su cultura, respetarla y ser socialmente inteligente.

Las claves para iniciar una negociación en Marruecos, son el respeto y la confianza. Una va de mano con la otra, es decir se debe respetar y aceptar las costumbres de su socio, agradecer su hospitalidad y sobre todo conocer y acatar las normas de su casa, de no ser así es muy probable que su negocio nunca de frutos.

Es por ello, que las relaciones personales son el pilar para una operación comercial o una negociación en Marruecos, debido a que ningún marroquí hará tratos comerciales con nadie que no acepte y respete sus costumbres, hospitalidad y normas de su hogar.

Los marroquís tienen bien marcado en su cultura, que el honor es el punto más fuerte en cualquier tipo de relación que se establezca, y sobre todo si está se trata de hacer negocios, a pesar de que también poseen muchas costumbres europeas, en su modo de comportarse socialmente, y de igual manera profesionalmente.

El mejor saludo es el apretón de manos, tanto en las mujeres y hombres, el saludo de beso es sólo cuando hay una amistad muy fuerte y vínculos familiares.

Otra de las particularidades que se deben conocer para iniciar relaciones comerciales con Marruecos, es que en este país se hablan dos idiomas, el árabe clásico y el fránces, siendo este último el mejor idioma para realizar estos tratos comerciales.

En algunas regiones, también se hablan el dialecto del árabe clásico, lenguas bereberes y el español. Además, es importante resaltar que Marruecos es una monarquía constitucional, constituida como país soberano ubicado en el Magreb, al norte de África que tiene aún algunas limitaciones a nivel de derechos humanos y libertades.

Los pobladores de este país, necesitan principalmente entablar una relación personal con su posible socio antes de hablar de negocios. El postulante es recomendable que visite en varias oportunidades el territorio marroquí, para comenzar a ganar la confianza del nativo y constituir una relación personal a largo plazo.

Un punto importante a conocer para conseguir una exitosa negociación en Marruecos, es que estás, son negociaciones lentas. Los marroquís suelen ser observadores y esperar que el extranjero exponga sus puntos primero. El negociante debe mirar siempre a los ojos de sus futuros socios cuando hable.

Algunos expertos aconsejan descartar las negociaciones agresivas, debido a que estas son contraproducentes. Los futuros socios deben conversar con los marroquís primero de la familia, del trabajo, entre otros temas, antes de abordar su tema de interés, que serían los negocios en Marruecos.

Sonreír y usar un tono de voz amable y amistoso es otra clave. Los negocios igualmente, se deben hacer de manera jerárquica, es decir, se debe mantener el trato y la comunicación con los ejecutivos y autoridades con el mayor rango y capacidad de decisión.

La hora de oración son sagradas para los marroquís, por lo que es importante hacer las citas antes de las nueve de la mañana y tres de la tarde. También, debe tener en cuenta que las interrupciones en las reuniones son comunes y no son vistas como una falta de respeto, debido a que las reuniones se hacen a puertas abiertas.