Importar de China sin riesgos es una cuestión complicada, sobre todo si se carece de los conocimientos necesarios y de experiencia en ello.  Con el fin de evitar posibles dificultades, hay una serie de problemas que deberemos tener en cuenta a la hora de comprar en aquel país por ser los más habituales y, por lo tanto, potencialmente previsibles.

Por un lado, como ocurre en cualquier país, los usos y costumbres, así como los procesos de importación son distintos y es necesario aprenderlos antes de que las malas experiencias acaben costándonos caras. Y lo mismo sucede cuando hemos de elegir proveedor o, por ejemplo, determinar los costes de envío de la mercancía.

Principales riesgos al importar de China.

Introducirse en un nuevo mercado nunca es fácil, obviamente, pero si tenemos un buen conocimiento de lo que queremos e  intentamos dar solución a algunos problemas frecuentes, todo será mucho más fácil. A continuación, veamos cuáles son los principales riesgos que habremos de enfrentar al importar de China:

  1. Las barreras cultural e idiomática: el idioma sumado al contraste de mentalidades dificultan la negociación y la fluidez en los intercambios comerciales en general.
  2. Opacidad y secretismo: condicionan las negociaciones e impiden conseguir una óptima transparencia en las transacciones.
  3. Lentitud en las negociaciones: la idiosincrasia del país determina que llegar a acuerdos vaya más allá de pactar condiciones y firmar.
  4. Decisiones cambiantes: los negocios se reflexionan más, lo que puede suponer frecuentes cambios de opinión.
  5. Diferente consideración de estándares de calidad: aunque hay productos con altos estándares de calidad, conviene conocer bien el producto y saber si se ajusta a lo que buscamos centrándonos en las características concretas para salvar distintas apreciaciones de tipo cultural.
  6. Los conflictos internos entre socios y personal chino: suelen proliferar, otro aspecto a tener en consideración.
  7. Normativa cambiante: la velocidad con la que cambia la normativa aplicable deriva en una modificación de condiciones y burocracia, con los cambios que ello puede conllevar en un sinfín de aspectos de todo el proceso comercial.
  8. Los derechos de la propiedad intelectual e industrial: la problemática derivada pueden acabar en infracciones que repercutan a nivel global.
  9. Los costes: no siempre son los que parecen, con especial riesgo de no calcular los verdaderos costes por el envío si no controlamos los pormenores de la logística, como los Incoterms.
  10. Riesgos de imagen de marca: la reputación de una empresa ser verá mermada fácilmente si se la reputación de la empresa se puede ver afectada al hacer negocios con China si concurre alguna de las siguientes circunstancias: problemas de calidad, falta de puntualidad en las entregas e incumplimientos relativos a la protección del derecho de propiedad intelectual

Si estáis interesados en conocer los mejores consejos y ventajas de importar de China y cuáles son los fraudes a evitar, os recomendamos que os descargueis la guía gratuita “Importar de China. Sus pros y sus contras”.

Importar desde china