Ya se ha dicho que una factura proforma es un documento que contiene todos los detalles que eventualmente se deben incluir en la factura definitiva. En pocas palabras, una factura proforma viene siendo un documento de carácter informativo, utilizadas usualmente en el comercio internacional y debido a esto, son documentos que tienen que cumplir determinados requisitos. En esta oportunidad queremos hablarles precisamente, acerca de los principales requisitos de una factura proforma, así como de otros aspectos relevantes del tema.

Requisitos de una factura proforma

Uno de los requisitos más relevantes de las facturas proformas tiene que ver con que el encabezado debe incluir el titulo “proforma”, de una manera que sea fácilmente visible. De esta manera se evita cualquier tipo de confusión con respecto a las facturas comerciales. También es importante mencionar que la factura proforma debe incluir la identificación como proveedor, así como la identificación del cliente, incluso una descripción de los productos o servicios que se ofrecen, además del precio total y por unidad.

¿Qué información debe contener una factura proforma?

Una factura proforma debe contener la información mínima para que el intercambio comercial pueda ser aceptado por ambas partes. En cualquier caso es muy importante entender que una factura proforma no es una factura comercial, se trata de un documento en el que se especifican todos los detalles que se incluyen en la factura definitiva. A través de la factura proforma, los vendedores se comprometen a brindar los productos o servicios que están especificados en la factura, a un precio determinado. Como ya se decía, la factura proforma no se incluye en la contabilidad de una empresa ya que no es una factura definitiva, sin embargo el contenido de una factura proforma, es similar al de una factura definitiva.

Una factura proforma debe contener un texto en el que se especifique claramente que se trata de una factura proforma y no de una factura definitiva. También se debe incluir la fecha de la emisión, además de todos los datos del proveedor como el caso del nombre comercial, el NIF, su razón social, además de todos los datos de contacto, la dirección y en caso de que se trate de ventas a la Unión Europea, también deberá incluirse el número de IVA comunitario.

Por lo que respecta a la validez de las facturas proforma, aquí es importante aclarar que debido a que no se trata de una factura definitiva o real, en realidad es una factura que no tiene ningún tipo de validez como documento justificante de pago, ni tampoco tiene ningún tipo de validez fiscal. Como se mencionaba al inicio, el carácter de este documento es solamente informativo, por lo que no tiene ningún valor para efectos contables. En cualquier caso, se tiene la obligación de respetar las condiciones que incluye durante el tiempo que se indique en la factura.

Al final, el objetivo de una factura proforma es el de un documento provisional que se emite para que el cliente tenga toda la información necesaria con respecto a los productos o servicios que se van a facturar.