El futuro del transporte marítimo viene de la mano del barco autónomo

Suscríbete gratis y recibe mensualmente nuestros insights de internacionalización para estar siempre al día.

Al enviar, aceptas recibir correos electrónicos y notificaciones de Internacionalmente.com | Obtén más informació en nuestra Política de Privacidad.

Más allá de Elon Musk, Tesla y todo el revuelo formado en torno a los coches autónomos, existe también una importante y avanzada labor en torno al desarrollo del barco autónomo. Posiblemente este avance no se deje notar a primera vista en la vida cotidiana de las personas, pero sin duda que tendrá un gran impacto en el mundo de la logística y el transporte. Teniendo en cuenta esto último, es fácil comprender que la autonomía aplicada al mar pueda tener mayor trascendencia que aplicada a los utilitarios.

El barco autónomo by Rolls-Royce

Si bien son varias las empresas que se encuentran trabajando actualmente en el desarrollo del barco autónomo, entre todas ellas destaca la propuesta de Rolls-Royce Marine. Esta reconocida compañía se encuentra trabajando en la creación de un prototipo que debería estar operativo en dos o tres años. Un prototipo que ofrecerá una autonomía de 3.500 millas náuticas, contará con 60 metros de eslora y será capaz de alcanzar velocidades por encima de los 25 nudos.

Eso sí, aunque semejante prototipo promete y nos despierta el apetito, hasta llegar a él antes deberíamos pasar por desarrollos de inferior tamaño y autonomía. Hablamos de un avance progresivo lógico que, a su vez, también permita adaptar el nuevo tipo de barco autónomo a las necesidades y posibilidades.

“Un prototipo que ofrecerá una autonomía de 3.500 millas náuticas, contará con 60 metros de eslora y será capaz de alcanzar velocidades por encima de los 25 nudos”

Y es que, si los buques que conocemos hasta ahora están pensados para ofrecer las mejores comodidades y manejo a la tripulación que los ocupa, en el futuro dicha tripulación debería pasar a ser prescindible (en su mayor parte) y verse reducida a un mero servicio o equipo de asistencia, en cuyo caso los ingenieros podrían también permitirse pensar en diseños más aerodinámicos.

Fiordo de Trondheim: campo de pruebas

Lo que parece que está más que claro es que hemos puesto rumbo fijo e inequívoco hacia el barco autónomo, por lo que en estos momentos nos encontramos en la apasionante fase de desarrollo y propuestas. Para analizarlas y llevarlas al límite, los responsables de desarrollo cuentan con el fiordo de Trondheim, un enclave único localizado en Noruega que ofrece unas condiciones perfectas para estrujar los prototipos autónomos.

Dicho enclave registra un escaso tráfico marítimo, pero también ofrece la presencia de varias empresas distribuidas a lo largo de la línea de costa. En definitiva, unas circunstancias óptimas para poner a prueba en pequeña escala los prototipos de barco autónomo y comprobar su comportamiento y viabilidad.

La logística del futuro de la mano del barco autónomo

Parece también inevitable preguntarse por las transformaciones que llegarán al sector de la logística de la mano del barco autónomo. Sin embargo, tampoco debemos entender esta innovación como algo único que provocará por sí mismo un cambio notable. Lo cierto es que el barco autónomo debería integrarse como un eslabón más en toda esa cadena de innovaciones y automatización que ya estamos viendo implementarse de la mano de los procesos de robotización, la logística 4.0 o la aplicación del Internet de las Cosas a los procesos cotidianos.

El futuro del transporte marítimo viene de la mano del barco autónomo 1

Los freight forwarders ya llevan tiempo preparándose, refrescando conocimientos e incluso reciclándose para estar preparados frente a los cambios y posibilidades que brindarán las nuevas tecnologías. De hecho, algunas fuentes ya apuntan hacia cambios que se harán palpables en una menor variación de fletes, gestión de contratos inteligentes, mayor uso de la tecnología blockchain o la implementación online de muchas otras gestiones.

Lo que parece que está más que claro es que la incorporación del barco autónomo se dejará notar en un aumento de la eficiencia del servicio, algo que viene acompañado de una reducción de las emisiones y de la contaminación del sector. Posiblemente también podamos hablar de mayor comodidad a la hora de realizar su trabajo, aunque para alcanzar esa ventaja, los freight forwarders tendrán ahora que hacer un esfuerzo extra por seguir las novedades al día y mantenerse actualizados.

 

 

Roc Nanot
Roc Nanothttps://internacionalmente.com
Soy co-editor y especialista en Comercio Exterior y Logística en Internacionalmente.com. Reconocido apasionado del transporte marítimo y de las innovaciones operativas, buscando la simbiosis perfecta con el marketing digital. Escríbeme si algo no te deja dormir.

Artículos relacionados

¿Qué es SeaRates? – Review y opinión

Transformar el futuro del transporte marítimo no es tarea sencilla, pero sin duda, la tecnología abre posibilidades que antes nadie podía imaginar....

Ranking de Online Freight Forwarders en 2020: España lidera con iContainers

Descargo de responsabilidad: Este artículo no está patrocinado por ninguna de las Online Freight Forwarders mencionadas. El único objetivo es aportar valor....

Transporte sostenible: Moviendo el comercio global de una forma más verde

Si bien la adopción del transporte sostenible en el sector marítimo, ha ido creciendo en los últimos años, todavía falta mucho por hacer. De hecho,...