¿Te has preguntado muchas veces qué es IVA deducible en la gestión de gastos de tu empresa? En el siguiente artículo encontrarás las claves para reportar correctamente los gastos de tu compañía.

Muchos empresarios intentan incluir el IVA soportado de todo tipo de gastos en la gestión de su compañía, pero, el IVA deducible genera muchas confusiones. No todo tiene cabida en la resta de descontar el dinero que has tenido que pagar en el desarrollo de tu actividad al IVA que has recibido de tus clientes. Por eso queremos ofrecerte estos tres consejos, para que no pagues más de lo que te corresponda y no tengas ningún problema con la Agencia Tributaria:

  1. Conexión con tu negocio

Si intentas incluir cualquier gasto, para que Hacienda dé el visto bueno, tendrá que estar siempre conectado con tu negocio. No incluyas cualquier factura, porque te generará más molestias que beneficios. Puedes encontrar toda la información referente a tus gastos deducibles en concepto de IVA como autónomo en la Ley 37/1992 del Impuesto sobre el Valor Añadido.

  1. Separa bien tus gastos personales de los profesionales

Muchas veces, la Agencia Tributaria pone problemas incluso a la hora de incluir gastos profesionales. Es el caso de gastos como el teléfono móvil o la gasolina. En este último caso, los socios o administradores no podrán deducirse todo el IVA procedente de los gastos de gasolina. Eso sí, en el caso del IVA de la gasolina de los comerciales, sí que se podrá deducir sin problemas, ya que es básica para ejercer su función. Como ves, todo depende del tipo de trabajo que se desempeñe.

También es muy común que el teléfono móvil se use tanto para gastos profesionales como personales, y muchas veces se tienen problemas para deducir el IVA de esta factura. Separa bien estas dos líneas si eres socio de una empresa y si pagas tu móvil profesional en una cuenta bancaria diferente, en la que tengas todos los gastos de la empresa, incluso mejor. Otro consejo también es separar bien las cuentas bancarias conectadas con tu negocio de las personales. Así te protegerás ante posibles quejas de Hacienda.

  1. Guarda todas las facturas

Para empezar, si estás realizando compras relacionadas con tu futuro negocio, guarda bien todas las facturas en las que por supuesto, deben ir los datos bien especificados. Después, una vez hayas formalizado la sociedad, pide factura de todo y tendrás tiempo de consultar con tu gestor si se puede incluir o no en tu partida de gastos deducibles. Recuerda que habrá gastos que podrás deducir tanto en concepto de IVA como en concepto de IRPF y no siempre tendrás que realizar las mismas compras de mismos productos o servicios, por lo que es muy importante que te asesores bien.