El transporte de mercancías es una de las actividades económicas más importantes para un negocio ya que permite movilizar mercancías desde los lugares donde se obtienen a lugares donde se requieren. Se trata de un servicio fundamental que vincula a la empresa con sus proveedores y con sus clientes, por lo tanto es una actividad esencial en la logística y por supuesto en la cadena de suministro. No solo eso, al trabajar estrechamente con los encargados del inventario, los profesionales del transporte pretenden garantizar que la empresa tenga productos disponibles dónde y cuándo los clientes los busquen.

Transporte de mercancías en la cadena de suministro.

Tan importante es el transporte en la cadena de suministro que a veces esta actividad es la responsable de la incapacidad de la empresa para atender de forma adecuada a los clientes. De hecho, los retrasos en las entregas de los productos pueden ser la fuente de las quejas y los problemas de servicio. Los productos incluso pueden sufrir daños durante el transporte o el personal del almacén puede cargar los artículos incorrectos, todo lo cual puede frustrar a los clientes y eventualmente provocar su insatisfacción al grado de realizar sus compras futuras con un competidor.

Lo contrario sucede cuando una empresa realiza a tiempo las entregas de los productos y en excelentes condiciones ya que esto puede generar más confianza en los clientes. Es decir, cuando la empresa genera confianza con el desempeño del servicio, puede hacer que los clientes no sucumban ante las ofertas y promociones de la competencia. Ahora bien, el transporte también puede representar un costo significativo para la empresa, un costo que en ocasiones incluso puede determinar si una transacción se traduce en un beneficio o en una perdida en función de los gastos de transporte generados por el cliente.

Los envíos más rápidos usualmente son los que cuestan más en comparación con los envíos más lentos y a pesar de que el transporte de productos por avión hacia el extranjero puede ser más rápido que el envió por barco, la realidad es que puede generar un costo de hasta 20 veces más. Esta diferencia en el costo del transporte no justificaría el uso de la forma más rápida de transporte de mercancías, por lo cual la gestión de la cadena de suministro tiene que considerar con mucho cuidado el costo del transporte al momento de determinar si se debe mover el producto y la forma más económica de hacerlo.

Como decíamos al inicio, el transporte de mercancías es un elemento esencial en la logística ya que esta última involucra aquella parte de la gestión de la cadena de suministro que se encarga de planificar, implementar y controlar el flujo y almacenamiento eficiente de las mercancías. El transporte proporciona el flujo de inventario desde los puntos de origen de la cadena de suministro hacia los destinos o puntos de consumo. La mayoría de las empresas gestionan ambos, tanto la logística de entrada como la logística de salida, sin embargo lo más relevante en los dos casos es que se requiere del transporte para su correcta ejecución.