Empresas de todo el mundo disfrutan de las ventajas del comercio exterior. Cuando hacemos referencia a negocios internacionales, dichas ventajas pueden llegar a ser realmente importantes. Las estadísticas ofrecidas por organismos como la Unión Europea, entre otras, nos explican la relevancia de dichas actividades para mejorar la competitividad y los ingresos de los distintas empresas. Ahora bien, ¿conoces cuáles son las barreras al comercio internacional?

¿No las conoces? En este artículo te las explicamos para que, en caso que quieras emprender un negocio con perspectiva internacional, puedas aprovecharte de sus múltiples ventajas y saber perfectamente cuáles son.

Las 2 principales barreras al comercio exterior, sus tipos y características

Existen diferentes tipos de barreras que pueden suponer un enorme obstáculo a las actividades de comercio internacional. A continuación, te presentamos las que consideramos como fundamentales.

Las barreras de tipo arancelario

Generalmente, entendemos por aranceles un conjunto de barreras que utilizan los diferentes gobiernos a nivel impositivo. Para ello, se hace uso de un conjunto de imposiciones en las distintas aduanas, con el propósito de incrementar la cantidad a pagar por el tránsito de las diversas mercancías.

Las barreras arancelarias tienen un impacto directo en la competitividad de las empresas. Las distintas tasas impuestas en las aduanas generan un aumento en los precios y puede resultar perjudicial en numerosos casos.

Podemos hallar diferentes tipos de aranceles. Los denominados como de tipo ad valorem, son aquellos que gravan al valor del producto y la cantidad es variable. En cambio, los aranceles mixtos son aquellos que cuentan con una cantidad de tipo fijo y además, incluyen también otra cantidad que puede variar según el bien o el producto que la empresa quiera vender.

Las barreras de tipo no arancelarias

Normalmente, definimos como barreras no arancelarias, a todos los límites que definen los diferentes gobiernos y que no son de tipo arancelarios.

Dentro de este grupo podemos encontrarnos con las siguientes: limitaciones por cuestiones de cantidad, de tipo administrativo, en relación con subsidios productivos.

Las limitaciones por cantidad, son una serie de límites que el Gobierno de un determinado país impone en cuanto a la capacidad que tienen las empresas para importar un producto cualesquiera. Habitualmente, se pueden otorgar una serie de licencias para determinados productos. Una de las consecuencias fundamentales de la aplicación de dichas licencias, es el aumento del precio para un determinado producto.

Las barreras de tipo administrativo son otras de las fundamentales. Suponen un obstáculo importante para el acceso de determinados bienes en un país determinado. Se pueden usar de diferente tipo como por ejemplo, aplicando medidas de control sanitario, e incluso distintos trámites, aumentando considerablemente la burocracia para la entrada de los productos.

Los subsidios productivos son otra de las barreras no arancelarias esenciales. Sus implicaciones para el comercio internacional son muy variadas. Su funcionamiento es muy sencillo, se otorgan ayudas de tipo financiero para determinados productos, incrementando la protección de estos mismos productos frente a otros exteriores.

Otra posibilidad es hacer uso de bonificaciones de tipo fiscal para empresas del territorio, es decir, a nivel local, viendo mejorada la perspectiva de la producción en el ámbito local frente a la exterior.

Y tú, ¿qué te ha parecido nuestro artículo sobre las principales barreras al comercio internacional?

 

  • Siempre se aplican barreras, esto obedece a decisiones políticas por lo general. Por ejemplo los países más ricos subsidian los productos agrarios y con eso evitan de facto las importaciones en este sector de países pobres. Al final pierden (casi) todos, solo se favorece a unos pocos…