Todavía hay empresas que consideran no necesaria una estrategia de marketing digital para tener éxito con su negocio. Si bien estas empresas pueden mantenerse o incluso incrementar sus ingresos, es un hecho que sus clientes gradualmente se están moviendo hacia las compras por Internet. Es por eso que las empresas sin una estrategia de marketing digital no únicamente están perdiendo grandes cantidad de dinero, sino que además también están perdiendo clientes.

Lo que es fundamental entender es que sin importar el tamaño o la industria, cualquier empresa puede beneficiarse de una estrategia de marketing digital. Para ello y como sucede en todas las formas de negocio, lo más adecuado es que la estrategia este perfectamente definida antes de comenzar con su implementación. Así que antes de siquiera pensar en crear un video para subirlo a YouTube o compartir contenido en Facebook, es importante tomar en consideración los siguientes aspectos:

  • El público objetivo y los problemas que resuelve el producto que se ofrece
  • La diferenciación y el plan de marca
  • La evaluación de los clientes, es decir, dónde están ahora y dónde estarán después
  • Análisis de la competencia y la línea de tiempo
  • Plan táctico y resultados

Una vez que se ha definido con claridad todo lo anterior, lo siguiente que se debe hacer es comenzar a pensar en los canales de comercialización más adecuados para la empresa. Uno de los primeros paso a tomar en la mayoría de las estrategias de marketing digital es identificar al público objetivo. Esto le permite a la empresa enfocar su mensaje, diferenciar su producto, así como averiguar cómo se va a llegar a las personas que eventualmente podrían comprar su producto.

La forma correcta de identificar al público objetivo es reducirlo a un individuo objetivo hipotético o de ser necesario a un individuo objetivo en todos los segmentos de mercado de interés para la empresa. Otro aspecto relevante en todo esto es la marca, que contrario a lo que muchos suelen pensar, no se trata del logotipo de la empresa. La marca tiene que ver en cómo la empresa hace que el público se sienta.

Para mantener una diferenciación de marca es necesario proporcionar un mensaje que sea coherente ya que lo último que se quiere es que los clientes tengan una imagen borrosa o imprecisa de la empresa. Ara asegurarse de que los clientes reciben el mensaje adecuado es importante responder a las preguntas ¿Quién eres?, ¿Qué haces? y ¿Por qué eso importa?

Hay que entender que una de las partes más difíciles en cualquier estrategia de marketing digital es la comprensión de lo que el cliente realmente quiere, no únicamente de lo que dicen querer. La buena noticia es que al estar los clientes ya usando Internet, ellos están compartiendo en foros, creando grupos y haciendo compras en tiendas online. Todos estos sitios se pueden utilizar para recopilar información valiosa acerca de los clientes potenciales, su comportamiento, preferencias y básicamente todo aquello que buscan en los productos.