Las redes sociales han llegado para quedarse. Con la expansión de los teléfonos inteligentes, cualquier persona tiene la posibilidad de estar conectada a la “web 2.0” desde cualquier punto del planeta. Y de cara al marketing internacional, una red social puede convertirse en la mejor herramienta tanto para expandir una empresa al extranjero como para asentar un comercio en un país extranjero en el que ya se encuentra presente.

Por ello, en esta ocasión vamos a echar un vistazo a la utilidad que pueden tener las redes sociales en el marketing internacional. A través de cuatro sencillos y efectivos consejos vamos a poder conocer el pilar básico de cualquier empresa (sea cual sea su sector y su negocio) que hoy en día quiera expandirse de cara al extranjero.

Consejos para aprovechar las redes sociales en el marketing internacional

Antes de abordar las redes sociales hay que tener presencia en el mercado de destino. De nada sirve que -por ejemplo- una empresa española cree un perfil en una red social estadounidense si no tiene presencia en el mercado de dicho país. Por ello, hay que entender las redes sociales como un punto de apoyo a la hora de expandir un mercado hacia un país diferente, pero nunca como un punto de origen en el trabajo de internacionalización de la empresa. Las redes sociales son como un cartel de bienvenida en un comercio físico, por lo que resulta imprescindible que detrás del cartel haya una empresa asentada que transmita confianza a sus potenciales clientes.

Estudiar las redes sociales predominantes en cada país. El primer paso para trazar una estrategia social en una empresa que se quiere expandir al extranjero es estudiar qué redes sociales son las más populares en el país de destino. Nada tiene que ver la popularidad de la red social Twitter en España con la popularidad de la misma red social en Estados Unidos, por lo que resulta fundamental conocer hacia qué redes sociales hay que focalizar el trabajo antes de comenzar a construir un plan de trabajo basado en las redes sociales.

Contar con la ayuda de colaboradores locales. Un blog dedicado a la temática del negocio que se quiera internacionalizar, una cuenta activa con promociones sobre el producto que queremos internacionalizar o simplemente una personalidad relevante de la temática de nuestra empresa son solamente algunos de los ejemplos de colaboradores locales que pueden ayudarnos a dar a conocer nuestra empresa en las redes sociales del extranjero. Por mucho que las redes sociales sean gratuitas, resulta imprescindible invertir dinero en este tipo de colaboraciones para agilizar el proceso de expansión de la empresa dentro de Internet.

Las redes sociales complementan, no sustituyen. Jamás hay que interpretar las redes sociales como un sustituto para algún departamento de la empresa. No son precisamente pocas las compañías que caen en el error de, por ejemplo, sustituir el servicio técnico de su web por un perfil de asistencia técnica en las redes sociales; este error es demoledor para la imagen de la empresa, ya que un servicio de asistencia técnica en una red social debe ser solamente un complemento a la asistencia técnica de la empresa.