Cuando eres el responsable de un negocio internacional resulta fundamental poner el precio adecuado para tus clientes. Ahora bien, ¿cómo deberías decidir los precios para tus productos y servicios? Existen muchas formas de hacerlo y aunque cada persona puede contar con una estrategia diferente, te queremos proporcionar algunos sencillos consejos para puedas hacerlo mucho mejor.

Desde Internacionalmente nos preocupa la buena marcha de tu empresa, idea de negocio o cualquier tipo de actividad que desarrolles en el ámbito internacional. Somos conscientes de la dificultad que puedes tener para establecer un precio correcto y por este motivo, te proporcionamos sugerencias eficaces, prácticas y sobre todo, fáciles de ejecutar. Presta atención a las sucesivas líneas porque te serán de gran utilidad.

Las 5 recomendaciones para establecer el precio correcto para tu producto o servicio que deberías conocer

Tus clientes te agradecerán que pongas en práctica estos tips. Tus resultados mejorarán, cumplirás mejor con todos tus objetivos y contribuirás a aportar mucho más valor a toda actividad profesional que realices.

Asegúrate de conocer perfectamente a tus potenciales clientes y tu mercado

¿Tienes un negocio internacional por ejemplo, de transporte marítimo? Conocer lo mejor posible a tu cliente ideal te ayudará muchísimo a alcanzar el éxito con tu negocio. Algunas preguntas tan importantes como son, el precio que están dispuestos a pagar tus clientes, cómo dirigirte a ellos, satisfacer sus necesidades no cubiertas y otras, son fundamentales para tu negocio. Te aconsejamos que identifiques correctamente cuál es tu mercado potencial.

Define un precio en función del valor de tu producto o servicio

No es sencillo establecer un precio correcto en muchos casos. En primer lugar, debes conocer realmente bien a tus clientes. Estudia bien qué están ofreciendo tus competidores, cómo puedes mejorar sus paquetes de servicios, de productos y destina tiempo a desarrollar una propuesta que proporcione más valor.

Ten muy en cuenta cuáles son tus costes reales

En este apartado debes valorar cada uno de los costes que tengas en tu negocio internacional. Entre otros deberías incluir por ejemplo, la cantidades que destinas a la creación de tus productos, servicios, otros costes propios de la actividad como los relacionados con el transporte y por supuesto, los que sean fijos como alquileres, honorarios de tus empleados, tarifas de telefonía y otros.

Permanece atento a los cambios ocurridos en los mercados

Es realmente difícil que tus precios se mantengan en el tiempo y deberás estar al corriente de posibles novedades que se produzcan como por ejemplo, la llegada en tu nicho de mercado de nuevas empresas. Destina siempre algo de tiempo para permanecer atento y cerciorarte que tu precio sigue siendo lo más óptimo posible.

Valora otras situaciones adversas que pueden suceder

¿Te incomoda que puedan surgir inconvenientes? ¿Temes no vender lo suficiente para alcanzar el punto de equilibrio? Muchos negocios internacionales no están preparados para situaciones de estrés que pueden sufrir las empresas y terminan por cerrar. Nuestra recomendación es que empieces definiendo precios en función del mercado al que quieras dirigirte, la capacidad económica de tus potenciales clientes y seas modesto en tus cálculos.

Ahora tú, ¿qué estrategias utilizas para definir el precio correcto de tus productos y servicios? Nos gustaría que compartas con nuestros lectores tus experiencias.