Independientemente del tamaño o la estructura de la propiedad, las empresas que optan por un enfoque proactivo, estratégico para la evolución y la comprensión de los riesgos, así como de los costes, siempre van un paso adelante de la competencia y por supuesto saben aprovechar los beneficios de un marketing internacional eficiente. Las claves para tener éxito en el mercado internacional se reducen a la implementación de una estrategia adecuada para ganar los mercados locales y su base de consumidores, haciendo las preguntas correctas, en el momento adecuado y a las personas indicadas.

1. Implementar estrategias, no tácticas

Cualquier decisión de empresa que involucre comercializar productos de forma internacional, necesariamente debe comenzar con el desarrollo de un plan de acción a largo plazo que vaya acorde con la visión corporativa, la misión de la empresa y las actividades de tal manera que se puedan aprovechar las fortalezas corporativas, al tiempo que se identifican las oportunidades en los mercados deseables y compatibles. En otras palabras, todo es acerca de la estrategia, no de la táctica ya que antes de que cualquier pregunta táctica pueda ser respondida, es necesario examinar a fondo los diferentes mercados, además de conseguir los conocimientos necesarios para entender al consumidor y su cultura.

2. Entender la cultura

Una falta de comprensión de la cultura del mercado y el personal incorrecto, pueden contribuir a generar importantes perdidas a una empresa que opta por el marketing internacional. Muchas veces el deseo de conseguir ganancias rápidas, junto con el exceso de confianza y la simplificación del proceso de expansión, contribuyen a crear un entorno idóneo para los problemas. No tener identificado un publico objetivo hace imposible crear un argumento de venta persuasiva y tampoco es posible comunicarse con los futuros consumidores.

3. Identificar la ventaja competitiva

Para tener éxito con el marketing internacional, es fundamental aprovechar una clara ventaja competitiva local. La ventaja competitiva tiene que ver con la forma en la que una empresa se destaca por ganar cuota de mercado y establece tanto un nicho, como una base solida de clientes. Para ello, la empresa debe vender un producto o servicio de tal forma que le permita conectarse realmente con los clientes y al mismo tiempo superar a sus competidores. Cuando no se tiene una ventaja competitiva, la empresa entonces debe luchar para ganar presencia, por lo que a menudo se recurre a la venta de productos o servicios en base al precio.

Conclusión

Al final, estar bien preparado no es solo una frase bien conocida, es también un buen consejo para las empresas que están considerando expandir sus negocios a otros mercados internacionales. La decisión por supuesto conlleva sus riesgos, sin embargo para minimizarlos es necesaria la comprensión de hábitos culturales y percepciones con el objetivo de pronosticar las ventas, interpretar con precisión las tendencias, así como evaluar la competencia que existe en ese mercado local e incluso los potencialng ies competidores. Esto también tiene que ver con la economía de las regiones y de cómo posicionar de mejor forma los productos o servicio, no solo para el presente, sino también para el futuro.